En la apertura de sesiones ordinarias del Honorable Concejo Deliberante del año 2015, el pasado 10 de abril, el Intendente Osvaldo Cáffaro afirmó, tras más de siete años de gobierno y, en consecuencia, transcurrido ya más del 70% de la década ganada, que “Yo sé que en parte tiene que ver el cambio climático pero en mucha gran parte tiene que ver en que no hay inversión, esta es la verdad, no nos inundamos porque no invertimos, no tenemos presión de agua porque no hicimos la inversión que había que hacer y así con cada una de las cuestiones; se corta la luz porque no hay inversiones.”

Más allá de la mala formulación de la frase, puesto que tal como la mencionó es incongruente y lo que en realidad quiso decir es que nos inundamos porque no invertimos, sería interesante conocer qué hizo al respecto.

Sabemos que entre ese día y la primera semana de agosto del año pasado hizo poco, puesto que Zárate y Lima se inundaron en esa fecha, incluso la costanera al lado del río. También hizo poco entre agosto de 2015 y el viernes pasado, cuando llovió, mucho, y la ciudad volvió a inundarse y en muchos barrios de la ciudad sus vecinos vieron como el agua llegaba de casa a casa.

Entre ambas inundaciones muchas inauguraciones de cosas muy bonitas y útiles para los vecinos… incluso algunas prometidas y no terminadas como la Terminal de Ómnibus con promesa de visita presidencial incluida… pero claramente mucho menos necesarias para ellos que evitar que el agua avance sobre sus hogares y sus pertenencias. Seamos claros, las obras no se hicieron porque no hubo decisión política de hacerlas, puesto que Zárate contó con más dinero para obras que en toda su historia… pero se privilegió el recital de Agapornis.

Las prioridades del Intendente son otras. Como cantaba la gran Isabel Parra, “Mucho dinero en parques municipales, y la miseria es grande, en los hospitales”, y en el caso del Distrito no es sólo en el Hospital, sino también en los desagües pluviales. Reconocía en el mismo discurso Cáffaro que “no se puede vivir en paz pensando de que una lluvia lo tiene que hacer salir de su casa corriendo porque se inunde, una barbaridad”, pasó casi un año de ello, y como entonces, los vecinos están preocupados cuando llueve.

A decir verdad tienen la misma preocupación que tenían el 10 de diciembre de 2007 cuando asumió el Intendente, porque pese a abrazar la causa Justicialista, no pone en práctica aquella premisa de Perón que sostenía que “Mejor que decir es hacer, mejor que prometer es realizar”, porque su preocupación sobre el tema se reduce a menciones en los discursos y no a cuestiones concretas, porque el tiempo pasa… y no pasa nada, o peor aún, sigue pasando lo mismo.

Será momento de pensar, entonces, si es como dice el dicho popular, que las inundaciones no pasan porque el río suba (o llueva mucho) sino porque el Distrito se hunde.

Publicado en El Debate, Zárate.

Publicado en Enlace Critico, Zárate.
www.enlacecritico.com/columnistas/el-agua-sube-o-el-distrito-se-hunde

Anuncios