Mucho reflexioné sobre la pertinencia de escribir esta columna, porque soy de quienes creen que los hechos deben analizarse por ellos en sí mismo y no por quienes lo hacen, y una vez analizados, entonces sí tomar en cuenta al protagonista y las circunstancias, y que esto pueda ser un agravante o un atenuante de la situación.

Sin embargo, los hechos que se sucedieron tras la publicación de la columna del viernes pasado me hicieron rever mi opinión puesto que no es justo que se arroje un manto de sospecha sobre toda una fuerza y sobre todos quienes la componen.

Específicamente hablo de los ciudadanos de Zárate aportantes de la campaña electoral de Mauricio Macri para las elecciones presidenciales generales del 25 de octubre pasado.

Dos de las personas que aparecen mencionadas en la documentación oficial me manifestaron en privado que no realizaron aporte pecuniario alguno y que su participación se redujo a la militancia y la participación en una lista. Ellas merecen que se aclare su situación, y que quienes tienen mayor responsabilidad den las explicaciones necesarias.

Al revisar el listado de personas involucradas se observa que la mayoría son militantes del PRO y, casi en su totalidad, tomaron parte de la lista que esta fuerza presentó en las PASO locales de Cambiemos. Incluso, hay una cierta lógica decreciente del aporte realizado por quienes formaron parte de la lista y el puesto ocupado en ella.

Dadas entonces las manifestaciones de cuestionamiento sobre la exactitud de mis afirmaciones del viernes pasado quiero compartir con usted, lector, la documentación que Cambiemos presentó a la Justicia Electoral avalada por Stella Maris Sandoval, Responsable Económico Financiero de la fuerza.

Los hechos pueden tener diferentes interpretaciones, pero no diferentes veracidades. La documentación oficial es esta, quien quiera oír que oiga.

Anuncios