Hay muchas formas de hacer y construir política, más cercana o más lejana a la gente, en términos grupales o individuales, detrás de un escritorio o con ‘las patas en el barro’, y sin dudas todos podremos coincidir o discrepar en cuáles de ellas, por separado o combinadas, son las mejores. Pero sin dudas hay una forma de hacer política que todos vamos a rechazar, estimado lector, y es la que se basa en la mentira. Si así no fuera, y aceptáramos como sociedad que la mentira puede ser la base de construcción de un proyecto colectivo, estaríamos fracasando como tal.

Decía el entonces Jefe de Propaganda del régimen nazi Joseph Goebbels ‘Miente, miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira más gente la creerá’, y muchos de los políticos argentinos podrían ser encuadrados en una lógica goebbeliana de construcción política.

La ex Presidente Cristina Fernández acusó a cuatro comunicadores (Mariana Fabbiani, Santiago del Moro, Alfredo Leuco y Alejandro Fantino) de ser parte de una ‘Cadena nacional (de la mentira)’ que ejemplificó con 4 imágenes tomadas de los programas televisivos que conducen cada uno de ellos y en la frase al pie de las mismas afirmaban en el caso de los tres hombres ‘Santa Cruz la Venezuela argentina’ (en el caso de Fantino como una interrogación y en los dos restantes como afirmación) en tanto que en el de Fabbiani decía Dolor y tristeza. De estos videograph, el único real es el del programa de Fabbiani… aunque la imagen tenga tres años de antigüedad y correspondiera al día en que la conductora contó la muerte de su abuela… los textos restantes son mentira, nunca existieron.

Cuesta entender, además, el por qué se rechaza el paralelismo entre Santa Cruz y Venezuela, puesto que si señala que la realidad sociopolítica en el país caribeño es muy buena, sería un halago tal comparación… el tema es que el decir que la situación venezolana, y de los venezolanos y venezolanas es buena, también es mentira.

Pero este tipo de prácticas no son exclusivas de la ex Presidente, como buen aprendiz, el Intendente Cáffaro apela a la misma lógica de construcción política y lo expresa en las mismas redes que su Jefa política. De tal palo tal astilla.

Cuando días atrás el ex candidato presidencial Daniel Scioli visitó Zárate, el Intendente realizó una síntesis del encuentro a través de Twitter, y en la red del pajarito señaló que ‘Zárate es la ciudad de la 2da sección electoral que más votos le dio al FpV’. Miente el Intendente, San Nicolás de los Arroyos aportó al FPV y la candidatura de Scioli casi 5000 votos más que Zárate. Pero la mentira no se quedó en una cuestión numérica, sino que se amplió también al accionar de su gobierno, puesto que el Intendente afirmó que ‘Porque la política sirve en la medida que llegue realmente a todos, y eso es lo que ni más ni menos hemos hecho acá en #Zárate.’. Vuelve a mentir el Intendente. La seguridad no llegó a todos, el agua no llegó a todos, las cloacas no llegaron a todos, el accionar del Municipio no llegó a todos. Después de casi diez años de gestión, debería haber llegado, el Intendente (y su gestión) están en deuda.

Publicado en El Debate, Zárate.
http://www.eldebate.com.ar/de-tal-palo-tal-astilla/