Tras mucho esperar, finalmente el Honorable Concejo Deliberante puso a disposición de la ciudadanía el acervo legislativo local y quien así lo desee puede consultar libremente las ordenanzas emitidas por el órgano deliberativo zarateño. Actualizó recientemente su página web, tema largamente reclamado, y desde cualquier dispositivo con acceso a internet uno puede consultar las ordenanzas vigentes.

Esta política de transparencia y acceso a la información, tan básica y simple como el saber cuáles son las reglas que rigen nuestra vida en comunidad era inexistente hasta hace poco tiempo, así que es justo reconocer cuándo las cosas se hacen como se deben hacer. Aún queda que el Departamento Ejecutivo cumpla con la Ley Orgánica de Municipalidades y publique el Boletín Oficial local en tiempo y forma, poniendo a disposición de toda la ciudadanía las normas oficiales emitidas.

Pero volviendo al accionar del Concejo Deliberante, este cambio de actitud acerca el Gobierno al ciudadano y permite que quien esté interesado pueda tomar conocimiento más fácilmente de lo actuado en el recinto de deliberaciones. Así encontramos algunas informaciones curiosas.

En primer lugar hay que remarcar que, como buen apéndice del Ejecutivo, tal como lo está siendo en el último tiempo, sigue al DEM en todo lo que hace, incluso en lo malo, y también comete errores y horrores de ortografía.

Pero yendo al fondo de la cuestión, el poder tomar conocimiento del texto de las normas que emite el HCD nos permite saber que la donación que se realizara de la grúa ubicada en la costanera de Zárate en favor del Municipio en realidad tiene una contraprestación, puesto que a cambio de recibir la grúa el Municipio realizará la obra de pavimentación de la calle López y Planes, entre Pasaje México y Ubaldo Fernández, de la ciudad de Zárate. ¿Es un trueque entonces? ¿Si no recibiera la grúa, no realizaría tal obra vial?

También se reseñan numerosas deudas contraídas por el Municipio y que, tal como se indica en las respectivas ordenanzas, no se encontraban contabilizadas… situación curiosa por cierto, teniendo en cuenta el tiempo transcurrido desde que ocurrieron los hechos y quienes son los acreedores de tales deudas.

Por ejemplo se reconoce al Sr. Rubén Darío Gallea, quien reclama el pago de una deuda a su favor por la suma de $ 70.784,00, por la prestación de los servicios de mantenimiento de espacios verdes en el Campo Social y Deportivo Municipal correspondientes a los meses de Octubre año 2013 y Marzo año 2014. Casi 4 años después, el Municipio reconoce que le debe dinero a un empleado propio. ¿Qué pasó en estos cuatro años? ¿La deuda estaba reconocida en las rendiciones de cuentas de estos cuatro años?

Algo similar ocurre con la Universidad de Buenos Aires, a la que se le reconoce una deuda de $ 355.469,08 en concepto de remuneraciones docentes a las que se había comprometido el Municipio con la firma del Convenio suscripto con la UBA. Una vez más, el Municipio se comprometía a realizar erogaciones que no realizaba y años después debe hacerse cargo de su omisión.

También es curiosa la sucesión de normas relativas a modificaciones al Código Planeamiento Urbano y cambios de zonificación, que exponen en lenguaje técnico lo que “en criollo” significa que se puede construir donde antes no se podía. Curiosamente resulta beneficiario de una de estas modificaciones el Grupo Zárate S.A., que es quien pretende erigir en la ciudad un Hotel Hilton Garden Inn, y lo más curioso de la cuestión es que entre los considerandos de la norma en cuestión, y que el Concejo Deliberante local aprobó, se le reconoce al Departamento Ejecutivo Municipal el rol de lobista de empresas privadas ante el propio Concejo Deliberante. Dice el citado considerando que ‘en dicho sentido la Municipalidad de Zárate y la mencionada firma, suscribieron un convenio urbanístico con fecha 29 de Julio de 2016, por el cual las partes acuerdan comprometer acciones tendientes a propiciar la aprobación del empren­dimiento urbanístico integral consistente en un Hotel, un Centro de Convenciones, un Agrupamiento de locales comerciales, una Escuela de enseñanza primaria y secundaria y un conjunto de Viviendas Multifamiliares, incluyendo la asignación de nuevos usos de suelo e indicadores urbanísticos para el inmueble consignado más arriba, instrumentando los derechos y obligaciones que asumen las partes, conforme los parámetros establecidos en la legislación vigente y las cláusulas del acuerdo de voluntades del referido Convenio’.

Si algo faltaba en el desgobierno local es asumir que se es lobista de intereses privados, lo cual queda explícitamente demostrado en los considerandos de la Ordenanza 4538, donde el Honorable Concejo Deliberante del Partido de Zárate reconoce que el Departamento Ejecutivo Municipal, encabezado por el Intendente Osvaldo Cáffaro, es lobista de intereses privados.

Ahora se entiende por qué el Concejo Deliberante local no daba publicidad de las normas aprobadas, porque como se ve, la publicación de su accionar es abrir una caja de sorpresa a la que accedían muy pocos.

Publicado en El Debate, Zárate.
http://www.eldebate.com.ar/la-caja-secreta-del-concejo-deliberante/