Hace casi 14 años, un 22 de febrero de 2004, el ex entrenador de la Selección Argentina, protagonizaba uno de los hechos más atípicos de la historia del fútbol argentino en la cancha de River, cuando en la previa de un partido estaba bebiendo en una copa de champagne algo que parecía serlo.

Al ser abordado por personal judicial, por lo que se presumía era una violación a la ‘Ley del Deporte’, el entrenador respondió que no era champagne sino que ‘Es gatorei, señorita’. El tiempo demostró que tenía razón y que lo que había hecho no era más que una puesta en escena para aportarte diversión al espectáculo.

Más cercano en el tiempo, esta semana, se realizó en la ciudad el Festival Provincial del Tango, en una apuesta clara en pos de sumar más gente al espectáculo por el fin de semana largo. Esta buena idea debe complementarse con muchas otras que puedan ofrecer al turista una verdadera oferta de microturismo, máxime cuando se compite con los carnavales que se realizan a pocos kilómetros.

Esto se acentúa si se observa la difusión de imágenes que hizo el Municipio en donde, por ejemplo, se ve que en el momento en el que el Festival competía con el partido de Boca Juniors, la concurrencia era notablemente más baja. Para el próximo año se debería realizar un análisis más holístico de la situación a fin de poder contrapesar las diferentes ofertas que pueden mermar la participación en el Festival.

Pero esto no fue lo más pintoresco del Festival, como siempre lo más interesante ocurre detrás de bambalinas…el problema es que las ansias de notoriedad hacen que se muestre lo que debería ser privado, y para muestra basta un botón.

Si uno observa los twits realizados por el Subsecretario de Seguridad, Federico Lucarelli, entiende claramente por qué las cosas nunca salen del todo bien. En uno de ellos el funcionario afirmó que estaba ‘todo listo para disfrutar del Festival de Tango en Zárate. La Secretaria de Seguridad (sic) garantiza una jornada en familia. #SeguridadZarate (sic)’. La misma Secretaría que, como vimos en reiteradas ocasiones, no puede garantizar la seguridad de la ciudadanía a diario, dice poder garantizarla en el Festival, lo que a todas luces es falso, puesto que como se denunció públicamente, hubo robos a puesteros y a vecinos.

Pero por si esto fuera poco, termina su tour twittero en el cual hizo de Figuretti local, brindando con champagne junto al Intendente en medio de un evento cultural. ¿Le parece que es como para brindar? ¿Por qué brinda? ¿Era gatorei Intendente?

Decíamos hace un tiempo que hay que ser y parecer… ni usted ni sus funcionarios son, al menos intenten parecerlo.

PS: Mientras escribía estas líneas se conoció el caso de la concejal Romero, para quien aplica la misma solicitud. Hay que ser y parecer. ¿Qué harán al respecto los restantes concejales? ¿Pueden arrojar la primera piedra?

Publicado en Diario El Debate.
http://www.eldebate.com.ar/esperando-en-la-esquina-3/