Ayer nomás cantaba Moris en los 60 imaginando un futuro sin futuro, gris y triste.

Ayer nomás pareció materializarse esta figura poética por quienes alzaron la voz y por quienes callaron.

Ayer nomás hablábamos de la situación de la votación en el Senado de la Nación respecto a la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (LIVE) cuando nos encontramos que ‘la alegría no es solo brasileña’ ni la responsabilidad solo del Radicalismo, aunque sí mayoritariamente.

Ayer nomás la senadora García Larraburu del Frente para la Victoria de la provincia de Río Negro anunciaba que modificaba su voto y que se inclinaba por rechazar el proyecto en cuestión porque ‘esta semana se inclinó la balanza a partir de todo lo que fui escuchando y cómo se dio el debate’, es decir que prefirió jugar a ganador antes que mantener sus convicciones… a menos que aquello que decía que eran sus convicciones hasta ahora, en realidad no lo eran.

Ayer nomás comenzaron a verse, en realidad, las primeras consecuencias políticas de la aparición de los denominados #CuadernosK. Más que ser parte de un debate profundo en torno a la temática que trata la LIVE, parece que trataran de evitar hundirse con el barco cuando la emergencia se declara como inexorable.

Ayer nomás la senadora García Larraburu acusaba al gobierno nacional de montar ‘una cortina de humo para distraer la atención de los temas de fondo, de los grandes temas urgentes’ con el debate sobre la interrupción voluntaria del embarazo, pero no planteó estas cuestiones cuando el Presidente del Bloque de Senadores del Frente para la Victoria anunciaba que ‘El bloque de Senadoras y Senadores del FPV-PJ informa que, en su totalidad, votará a favor de la media sanción de Diputados, atendiendo una demanda de la sociedad que se ha expresado masivamente a través de los Colectivos de Mujeres.’ y ella se fotografiaba avalando esta posición. Y la propia legisladora que plantea que ‘los argentinos lo que necesitamos es no ahondar más en la grieta’, hace publica su opción acompañada de una imagen religiosa, poniendo por encima del voto racional que debe guiar a un legislador, las convicciones religiosas personales, que tan solo deben orientar su vida íntima.

Ayer nomás comenzó a quedar claro que lo que el sindicalista peronista Casildo Herrera hiciera un día antes del golpe de Estado de 1976, de huir y reconocerlo diciendo ‘Yo me borré’, hizo escuela en el peronismo y que los que supieron ser ortodoxos, renovadores, menemistas, duhaldistas, kirchneristas, siempre negando su estadio anterior, hoy reniegan de sus posiciones. Así como desconocen que fue el Presidente Macri quien fomentó que se discutiera este proyecto en el Parlamento aún estando en contra del proyecto en debate, debate negado por más de una década por quienes hoy pretenden erigirse como defensores del derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo.

Ayer nomás callaron muchos de quienes debieron hablar durante tanto tiempo y eligieron guardar silencio. Con la aparición de los #CuadernosK y el proceso judicial iniciado, muchos son los que deberán hablar. Algunos ya lo decidieron y pidiendo ampararse en el programa de testigos protegidos comenzaron a decir parte de lo que saben. Otros aún no se animaron a dar ese paso, aunque pareciera ser que el camino los conduce inexorablemente en ese sentido. Lo paradójico es la discusión que se planteó en torno a los documentos presentados, puesto que tristemente se debatía sobre la autenticidad de los papeles… pero no sobre la autenticidad de los delitos denunciados.

Ayer nomás muchos peronistas decían que en realidad los papeles no existían y era una puesta en escena de Bonadío, que por otro lado es el mismo juez que años atrás sobreseyó al ex Secretario de la senadora y ex Presidente Cristina Fernández, Julio Daniel Álvarez, de la denuncia por enriquecimiento ilícito que pesaba sobre ellos para actuar en favor de los intereses del Presidente Macri, pero nadie levantó la voz para decir que era todo mentira y que ninguno de los funcionarios mencionados como recaudadores hicieron eso. Se cuestionan las formas, no el fondo.

Ayer nomás puede haber empezado a escribirse otra historia en la Argentina. Así como en 1985 la Justicia decidió un Nunca Más para la violación a los Derechos Humanos, hoy tiene la posibilidad de decidir un Nunca Más para la Corrupción, y así como tres décadas atrás encarceló a quienes tuvieron tanto poder apenas unos años antes y Videla y Massera fueron a prisión por haber comandado un plan sistemático de secuestro, desaparición y muerte, la oportunidad del momento es enjuiciar y encarcelar a quienes diseñaron un plan sistemático de apropiación de los dineros públicos basado en la corrupción y el tráfico de influencias.

Ayer nomás quedó en claro que la historia puede ser diferente, y así como quienes juzgaron a la dictadura fueron quienes habían sido jueces durante ese periodo, pueden ser que los mismos jueces que fueron cómplices del kirchnerismo sean quienes los juzguen, condenen y encarcelen.

Ayer nomás comenzamos a transitar un nuevo camino. El miércoles en el Senado de la Nación hay una de las estaciones, en cada declaración ante la justicia sobre el “lavado a chorro”, que no debe confundirse con los chorros que hacían lavado, argentino (lava jato en portugués) habrá otra… el camino no tiene retorno.

#SeráLey #SeráJusticia

Anuncios