El pasado 28 de diciembre, y como si fuera una broma del día de los inocentes, la Cámara Federal de San Martín, con la firma de los Dres. Marcelo Darío Fernández, Juan Pablo Salas y Marcos Morán, se expidió en la apelación presentada por la imputación por administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública en concurso real, y decidió ratificar los procesamientos de Osvaldo Cáffaro y Pablo Giménez.

En un vocabulario que es lejano a la mayoría de la población, las autoridades judiciales afirman que el Intendente Municipal recibió dinero para la realización de obras públicas y no las hizo, aunque no devolvió el dinero. Para ello se basan en que una inspección técnica realizada para evaluar el avance de las obras determinó que el mismo es menor al 5%, pese a que el Municipio presentó certificados de obra que hablaban de otros porcentuales de realización.

Es decir, decían que las obras se hacían y cobraban en función de ello, pero en la práctica lo único real de esta realidad es que cobraban, pero las obras no se hacían. Ya demostró el Concejo Deliberante que en el CGC también se pagaron obras sin que se hubieran realizado, pero no se animaron a ir a la justicia quizá por no tener todo limpio. Algo similar a lo denunciado respecto a las obras viales en Santa Cruz, pero en Zárate.

Ya hemos denunciado en estas páginas, por ejemplo, la no conclusión de la reforma del anfiteatro Homero Expósito y la participación del arquitecto Jorge Rocchi como responsable del estudio de arquitectura que diseño las principales obras públicas de Zárate, y luego fue funcionario municipal para ‘llevarlas a cabo’, o sea “negocio redondo”.

Para otra oportunidad le quedará a la Justicia evaluar si lo que el Municipio abonaba por la realización de las Obras Públicas era lo que debía pagar o si, como se sospecha, los presupuestos estaban inflados y había un ‘retorno’ a cambio de la asignación de obras.

A esta altura del partido queda claro que Zárate no quedó al margen de las sospechas de corrupción que arrecian sobre los funcionarios públicos de la ‘década ganada’, y que si bien fueron muchas las obras públicas que se hicieron luego de la conversión de Osvaldo Cáffaro al peronismo, son muchas más las que se deberían haber hecho, así lo afirma la Justicia Federal.

Queda la duda en la ciudadanía el saber cuánto más se podría haber hecho si se pagaba lo justo por lo realizado y se realizaba lo justo por lo pagado, la Justicia será la responsable de obtener las respuestas.

Lejos queda la época en que se nombraba como vecino dilecto de la ciudad y se lo condecoraba a Julio De Vido, hoy según la Justicia ‘el convenio marco firmado por el municipio de Zárate y el ex Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios que establece qué obras realizar, el avance físico de la obra observado es nulo’, lo cual exhibe hasta qué punto el Intendente y el ex Ministro son corresponsables de la realidad actual.

Tiempo atrás cuando pocos alzábamos la voz y nos querían acallar con la contundencia de las obras, decíamos que no bastaba con hacer cosas, que había que hacerlas bien, hoy la Justicia nos da la razón y nos demuestra que pese a que muchos crean en la eternidad, la vida te da sorpresas.

 

La vida te da sorpresas

Sorpresas te da la vida ay dios

Valiente pescador, al anzuelo que tiraste

En vez de una sardina, un tiburón enganchaste.

Publicado en El Debate, Zárate.
http://www.eldebate.com.ar/sorpresas-te-da-la-vida/