Edda Acuña y Sandra Paris tienen más puntos en común de los que, rápidamente, uno puede imaginar. Pese a pertenecer a generaciones y partidos políticos diferentes, son numerosas las coincidencias que tienen.

Ambas dedicaron gran parte de su vida a la política y desempeñaron numerosos cargos en el ámbito de sus partidos políticos. Ambas representaron a la segunda sección electoral en el ámbito de la Legislatura provincial por dos períodos. Ambas trabajaron en el ámbito de la Unión de Parlamentarios del MERCOSUR durante su gestión provincial. Ambas se presentaron como candidatas a Intendente Municipal y fueron derrotadas por un Intendente que se presentaba a la reelección. Ambas son pre candidatas a Intendente en las próximas elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias a desarrollarse el próximo 11 de agosto.

Y si todas estas coincidencias fueran pocas, desde la semana pasada sumaron una más. Ser atacadas vil y arteramente por quienes dicen querer construir un nuevo Zárate.

Edda Acuña, histórica militante del Partido Justicialista local, y que entre otros puestos fue miembro de la Junta del PJ, Congresal Nacional Partido Justicialista y Consejera hqdefault_658x400Provincial del Partido Justicialista, decidió participar como pre candidata a Intendente por el peronista Frente de Todos, en el que también participa el Intendente Municipal Osvaldo Cáffaro, aunque Ariel Ríos afirmara tiempo atrás que ‘nunca formamos parte del riñón del kirchnerismo‘, pero como todos sabemos ‘cambia, todo cambia’. Seguramente, a los ojos de Acuña, hubo un trasplante. Y su candidatura parece haber puesto nerviosos a más de uno, puesto que en silencio, buscaron, como objetivo mayor, que no se presentara a las PASO, y como objetivo menor, que lo hiciera con una boleta corta, impidiendo compartir ‘barlota’ con los Fernández. Así lo denunció Acuña en un video que hizo público, en el que le decía al Intendente ‘No creo que me tenga miedo porque encabezo una lista y soy mujer’, y hacía hincapié en su rol de mujer y la igualdad de oportunidades.

Este acento que ponía Acuña en la igualdad de género y podía no entenderse cabalmente al momento de darse a conocer el video tuvo su explicación cuando, de manera anónima, circuló en las redes sociales y los programas de mensajería un montaje en el que el audio del comentario de Acuña se montaba sobre un video del personaje de Violencia Rivas interpretado por Diego Capusotto, que se define como ‘una cantante que en la década de 1960 se anticipó al punk, con canciones pegadizas con fuerte crítica social contra el machismo, el consumismo, la televisión, la educación, el sistema y la vida en general’ y que ahora devino en alcohólica y violenta, de allí su nombre.

Algo similar, aunque peor si hubiera alguna forma de medir este tipo de acciones, ocurrió con Sandra París, militante radical que fuera Presidente del Comité local, convencional provincial partidaria en varias oportunidades y actualmente, y por segundo período consecutivo, tesorera del Comité de la Unión Cívica Radical de laD9tHuB2XYAUeRjd Provincia de Buenos Aires, quien fuera acusada días atrás en un canal de televisión capitalino de irregularidades con respecto a los hijos de su marido y sobre el que la propia Paris filmó un video para dar las explicaciones que, desde este sitio entre otros, le requeríamos. Poco tiempo después de estar circulando por redes sociales y programas de mensajería también recibió una ‘parodia’ en la que inicialmente se intercalaba parte del discurso con imágenes de la laureada película ‘Esperando la carroza’ en la que tomaban a sorna el que París no haya tenido hijos naturales. Es curiosa la asociación que se hace, de claro contenido machista, que entiende que una mujer solo puede realizarse como tal en tanto se convierte en madre, y que si no lo es, inmediatamente, se convierte en menos mujer. Pero si así no fuera y París no hubiera elegido no ser madre, y como ella mencionó ‘la vida no le dio la posibilidad de tener hijos’, el ataque es aún peor, puesto que conociendo las causas, se lo menciona como un ‘problema’.

Yo sé lo que es pasar por esa situación y es algo que no está bueno pasar, y muchas veces resulta complicado compartir en público y sentirse acompañado, porque como comúnmente se dice ‘la procesión va por dentro’ y en general quienes hablan lo hacen desde el desconocimiento y siempre, queriendo o no, hieren.

En el mismo sentido, y como si la forma de llegar a ser candidata pasara por una situación de sumisión, acompañando imágenes de Julián Guelvenzú y Matías Ranzini se escucha de ‘y París se arrodilla ante ti’, apelando a lo más bajo del discurso retrógrado machista en donde la mujer es un objeto de posesión del hombre.

Y seguidamente y con imágenes de la campaña electoral pasada de París, se la musicaliza con aquella canción infantil de ‘La vaca lechera’, buscando desprestigiarla por su aspecto físico.

El video que dedicaron a París explica lo que no se explicaba del video de Acuña. La asociación, que pretende agredir y desprestigiar a través del ‘humor’ no es más que un ataque despiadado hacia Acuña y París, que habla de las bajezas a las que se pueden aferrar los que desarrollan una política de baja monta y temen al adversario. Un ataque machista, misógino y anticuado que solo una mente retrógrada puede llevar adelante. Situación previsible cuando se acaban los argumentos para debatir.

Hay quienes creen que así están haciendo política, cuando lo que están haciendo es exponer pública, aunque anónimamente, la falta de ideas que tienen.

Dicen querer ‘hacer Más’, sería bueno que el esfuerzo lo dedicaran a cosas que le cambian la vida a los zarateños y no a una campaña sucia que lo único que hace es enturbiar la campaña electoral que parece discurrir hacia carriles que no debiera ir.

El ataque personal a los candidatos, por cualidades que no tienen nada que ver con su desempeño como representantes populares expone claramente la cualidad y calidad de quienes realizan esos ataques. Se puede hacer humor político, y desde este mismo sitio lo hemos hecho, pero parodiando al candidato, no atacándolo por sus atributos personales.

Las fuerzas políticas y la opinión pública toda debieran pronunciarse, urgente y monolíticamente, rechazando los actos de violencia de género sufridos por Edda Acuña y Sandra París. Solo la condena unánime, si es que se comparte, hará que nadie más piense en este tipo de acciones como forma de hacer política.

El Intendente Municipal y los concejales tienen, además, la posibilidad de ampliar el rechazo desde el ámbito institucional, ¿estarán dispuestos a hacerlo? ¿Se concretará en la próxima sesión del HCD? Al fin y al cabo es lo que corresponde, si tenemos representantes políticos a la altura de las circunstancias.

Los medios de prensa, por su parte, también deberían rechazar y criticar seriamente esta forma de hacer política.

La campaña se vuelve cada vez más violenta… y está en sus inicios. Los candidatos deberían firmar un compromiso para evitar las agresiones y las mentiras para evitar que se torne más violenta aún, porque como cantaban Patricio Rey y los Redonditos de Ricota, violencia es mentir.

bastadeviolencia2d

Anuncios