El cierre de listas y la conformación del Frente de Todos dejaron en claro varias cosas, entre otras que configuran una nueva realidad política en el Distrito para los tiempos que vienen. ¿Esta misma reconfiguración se dará en el Concejo Deliberante? Si hay coherencia, que por cierto no abunda en los representantes locales, deberíamos presagiar que sí.

La primera cuestión que queda claro es la capacidad del Intendente Municipal Osvaldo Cáffaro de hacer de la debilidad una virtud, puesto que encontrado en la encrucijada de tener que conformar una lista competitiva de veintitrés ciudadanos, con los avales correspondientes, y participar con una boleta corta de Nuevo Zárate, basó su accionar en un discurso en pos de la unidad contra el gobierno provincial y nacional acordando con los mismos a los que criticaba hasta antes de ayer. Lo curioso es que esa unidad se conforma con quienes también, hasta ayer, criticaban su gestión. Habrá que saber qué poder le queda a Nuevo Zárate en el Concejo Deliberante a partir del 10 de diciembre próximo. ¿Podrá formar un bloque de concejales monolítico con quienes hoy conforman su lista o sólo se trata de una presentación?

Otra curiosidad es el accionar de parte del Frente Renovador, que pese al discurso ‘opositor’, de buenas a primeras, y por la decisión consensuada de un dirigente, pasó a ser oficialismo. De renovadores tienen muy poco y, por su accionar, tienen más de perpetuadores, puesto que apoyan la posibilidad para que Cáffaro pueda continuar cuatro años más al frente del Ejecutivo local. Y eso a cambio de la renovación de la banca para Micaela Morán. ¿Tan bueno fue su desempeño en estos cuatro años como para merecer cuatro años más? ¿O fue simplemente un cambio de figuritas? ¿O hay algo más?

Siguiendo con las particularidades, en quinto lugar de la lista va Marcelo Torres, quien cuatro años atrás compitió contra Osvaldo Cáffaro por la Intendencia Municipal. ¿Cambió el parecer de Torres sobre Cáffaro, que ahora lo apoya compartiendo la misma lista? ¿Las propuestas que creía inoportunas para Zárate en 2015, son oportunas en 2019? ¿Cambió el parecer de Cáffaro sobre Torres, que ahora lo suma a su proyecto? ¿O en realidad nunca hubo una competencia real porque lo importante era sumar votos para Aníbal Fernández y Daniel Scioli? Nunca lo sabremos porque ambos no son muy dados a dar explicaciones a la ciudadanía.

Lo que sí no es curioso es el nombre del Frente, porque es cierto que están todos. Desde la comunista Caputo, a la renovadora Morán, desde el vecinalista Ríos a la otrora candidata radical Biscarte. Ahora bien, ¿cuál es el proyecto de todos ellos? Hasta no hace poco eran proyectos individuales de cada uno de ellos y, en muchos casos, contradictorios. El 22 de junio y como por arte de magia coincidieron todos en una misma lista, ¿también en un mismo proyecto?

¿Qué le dirán a la ciudadanía aquellos a los que votó para ser oposición a Cáffaro, que ahora acompañan y garantizan la mayoría en el Concejo Deliberante? Porque la unión para enfrentar al gobierno provincial y nacional tiene justificación, pero en el orden local es la unión para garantizar la continuidad de lo mismo que decían rechazar poco tiempo atrás. ¿Tuvieron la libertad para elegir los pasos a dar para conformar las alianzas, las ideas a defender, o son meros peones de ajedrez de quienes juegan un juego mayor?

Quedan entonces muchos interrogantes por resolver, pero fundamentalmente saber cuáles son los pasos inmediatos que siguen como consecuencia del cierre de lista.

¿Y ahora qué?

Porque quienes integran esta lista y actualmente conforman bloques diferenciados en el Concejo Deliberante, y algunos hasta dicen ser opositores. ¿Ya presentaron la nota ante la Presidencia del Cuerpo informando la constitución de un bloque en común o no lo hacen porque eso les quitaría infraestructura y nombramientos?

¿Cambiarán y serán coherentes o será más de lo mismo?

Publicada en El Debate, Zárate.
http://www.eldebate.com.ar/y-ahora-que/