El miércoles pasado explotó una bomba con referencia a las elecciones PASO zarateña. El sitio periodístico Minuto Uno publicó que ‘La UCR de Zárate lleva una precandidata a concejala que “ama a Cristina”’ y todos se escandalizaron porque la precandidata a concejal en segundo término por la lista 3A, encabezada por Sandra París, manifestó en un audio de WhatsApp de militantes del Partido Justicialista zarateño llamado ‘los eliminas’ que ‘sí, vengo de cuna peronista, amo a Cristina’.

Este audio, que el sitio web presentara de manera parcial, fue durante una discusión por la decisión de las autoridades del peronismo local de colocar un cartel publicitario en el frente del local partidario con la imagen de los candidatos de una de las listas que se presentan en el Frente de Todos, la encabezada por el Intendente Municipal Osvaldo Cáffaro, y que generó una serie de reacciones en el seno del peronismo vernáculo.

En ese contexto se dan las declaraciones de Lorena Bustos, que si bien tienen cierta incongruencia puesto que por quien ella declara su amor es una de las principales candidatas de la principal fuerza a la que se enfrentará en octubre próximo, exponen la independencia de pensamiento de la dirigente social limeña, puesto que no actúa de manera verticalista, lo cual en cierto punto hablaría de su heterodoxia peronista, e incluso otorga pluralismo a la construcción de Juntos para el Cambio en Zárate. De hecho, así lo reflejó la propia candidata a Intendente cuando en las redes sociales afirmó que ‘Estoy feliz de encabezar una lista con esta amplitud. Radicales, peronistas, socialistas, PRO e independientes, todos trabajando por algo mucho más grande: el bienestar de Zárate, Lima y Escalada. Para esto precisamos vecinas como Lorena, nuestra candidata a concejal (sic), quien desarrolla un profundo trabajo social en Lima.’, el problema es el grado de amplitud, puesto que tiene que haber límites que hagan de los participantes de una misma lista partes de un mismo proyecto, y es en este punto donde las aclaraciones empiezan a ser contradictorias.

Afirma Sandra París que cree ‘que la diversidad, la pluralidad y la multiplicidad de visiones, enriquecen nuestro proyecto’ y es esa la parte central del audio de Bustos que no publicó Minuto Uno y que le debiera generar mayores incertidumbres a quienes comparten lista con ella y que, según sus propias palabras, parece no comparten un mismo proyecto.

En una parte del audio la propia Bustos, dirigiéndose a la precandidata a Intendente del Frente de Todos Edda Acuña sostiene ‘me duele en el alma no ir con ustedes en la lista, me duele Edda, pero nadie nunca me lo propuso’, y más adelante agrega que ‘yo para relleno no iba a ir más. Yo cuarta, quinta, sexta lugar no iba a ir, quiero ir para entrar […] la verdad que me siento una mierda […] voy a trabajar para estar en esa banca’. Cuesta entender, a partir de esas palabras, que lo que le interesa a Bustos es el proyecto que encabeza París, más bien parece que en realidad encontró un medio para intentar lograr el fin que se propone, ‘estar en esa banca’. Bien le podrían caber las palabras que dedicáramos a su amada Cristina Fernández tiempo atrás cuando afirmamos que ‘Cristina Fernández basa su accionar en los dichos de Marx, pero no de Carlos sino de Julius Henry, más conocido como Groucho, cuando sostuvo ‘Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros.’

Pero al menos Bustos aprendió otro de los principios marxistas, aquel que enunciaba que ‘Es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar y despejar las dudas definitivamente’, porque curiosamente pese a todo lo que se la menciona, no emitió opinión. De hecho, nadie del sector político emitió opinión pública, a excepción de París, lo cual no deja de ser curioso dado que, por ejemplo, el primer candidato a concejal de la lista que integra Bustos no es nada menos que el Presidente de la Unión Cívica Radical local, Leonardo Vandenbosch.

Se plantean entonces tres escenarios posibles.

El primero de ellos es que la lista que integra Bustos sea derrotada en las PASO del 11 de agosto y, en consecuencia, su deseo de trabajar para tener esa banca y estar jurando el próximo 10 de diciembre deberá esperar, al menos, dos años, puesto que por el proceso adoptado por Juntos para el Cambio para la integración de listas en aquellos distritos en los que hay internas, quedaría ubicada en un lugar de muy difícil elección.

Los restantes dos escenarios se derivan a partir de un triunfo de la lista encabezada por Sandra París en las próximas internas abiertas, puesto que dicho resultado le garantizaría su acceso al Concejo Deliberante zarateño.

Si la lista 3A triunfa en agosto y en octubre, ya como Juntos por el Cambio e integrada también por los candidatos de la lista encabezada por Julián Guelvenzú, seguramente Bustos forme parte del oficialismo zarateño puesto que no hay casos en la historia local en los que un edil electo por el partido triunfante en elecciones ejecutivas, se haya pasado a la oposición, aún con diferencias suelen quedarse donde calienta el sol.

Si en cambio la lista de Juntos para el Cambio es derrotada, se plantean a su vez, dos escenarios.

Si quien resulta reelecto es el Intendente Cáffaro, seguramente Bustos inicie su camino como concejala opositora en el bloque de la fuerza que la llevó como candidata y, tiempo después, inicie un camino en solitario como iniciara el hoy concejal Lucas Castiglioni, que era con quien ella lidiaba en el audio en cuestión.

El último escenario posible es el más curioso, puesto que si quien triunfa como candidato del Frente de Todos es Edda Acuña, luego de haber derrotado al Intendente Cáffaro en las internas partidarias, Bustos sería oposición de quien ella quiso acompañar en la lista, pero, como ella misma indicó, nadie se lo propuso. ¿Qué ocurriría entonces? Lo que enunciamos algunas líneas antes, iría donde calienta el sol… y el Frente de Todos ya tiene uno en su imagen de campaña. Sería la versión local de Krusty el payaso, que en un capítulo de Los Simpson afirmara ‘Señor presidente, hice campaña con el otro candidato, pero voté por usted’, cuando le aclaraba, de forma acomodaticia,  al personaje que representaba en ese capítulo al primer mandatario estadounidense Bill Clinton.

Es complejo el panorama para Bustos y para quienes la acompañan en la lista. ¿Comparten realmente un proyecto en común o es apenas un acuerdo temporal de múltiples proyectos? Afirmaba París que ‘siempre priorizamos los valores por sobre cualquier origen partidario’, y está muy bien que así sea, pero ¿cuáles son los valores que encarna Bustos quien afirma que no participa de una lista de otra fuerza política porque no la invitaron a hacerlo en un lugar con posibilidad cierta de ser electa? Es lógico que en un acuerdo electoral uno no comparta el 100% de las posturas que defiende cada uno de los integrantes de la lista, es cierto lo que afirma París cuando sostiene que ‘la pluralidad y la multiplicidad de visiones’ enriquecen un proyecto, pero cuando las miradas son antagónicas es difícil defender que el proyecto sea común.

¿Puede confiar Sandra París en quien afirma en un grupo de conocidos, que dadas las circunstancias queda en claro que la traicionaron, ‘yo me siento para el orto por ir con Paris’?

El publicar y discutir sobre el ‘yo amo a Cristina’ era la parte marketinera de la cuestión y la que servía de gancho para que la noticia se difundiera. El enmascarar su proyecto personal y, a las claras está, antagónico con quienes la acompañan en la lista es la discusión de fondo que debe darse.

¿Querrán darla?

El árbol no debe tapar el bosque.