Con ese eufemismo que no dice nada y explica todo, el Presidente Macri pretendió revelar las causas del porqué de las dificultades económicas que afrontaba el país, sin asumir su responsabilidad al respecto.

Algo similar ocurrió en Zárate tras las PASO que determinaron que Osvaldo Cáffaro sería el candidato del Frente de Todos, Julián Guelvenzú el de Juntos por el Cambio y Jorge Blanco el de Consenso Federal.

Mientras en el oficialismo local como en la agrupación encabezada a nivel nacional por Roberto Lavagna el margen con el que triunfaron los respectivos candidatos fue amplio, en el sector de Cambiemos el margen fue más estrecho.

Lo curioso es que quien no proviene del sector del Presidente Macri, dentro de Juntos para el Cambio es quien adopta una posición de escasa responsabilidad política sin hacerse cargo de la situación.

Sostuvo públicamente Sandra París en horas de la noche del domingo que ‘Julián Güelvenzú: ante reiterados llamados a tu celular y sin obtener respuesta, me veo en la obligación de escribirte. Te llamaba para compartir con vos la derrota electoral que tuvimos en el país y especialmente en la provincia. Reconozco que sacaste más votos que yo pero no comparto tu metodología de hacer política en un frente democrático como el que hemos construido con Mauricio, María Eugenia y Daniel. Personalmente estoy a tu entera disposición.’

En una versión doméstica del ‘pasaron cosas’ macrista, París se para como espectadora de una realidad de la cual, cuando menos, es partícipe. Hay que decir las cosas por su nombre si se quiere hacer las cosas de otra manera. Hay que tomar al toro por las astas. No era necesario llamar por teléfono a quien la derrotó en las PASO, porque llamando las cosas por su nombre, el sacar más votos que ella en una competencia de dos significa que la derrotó, era tan sencillo como caminar las calles de la ciudad y acercarse al local partidario de Guelvenzú para ponerse a disposición y saludar por el triunfo. Pero no, prefirió apelar a los eufemismo para no reconocer una realidad inmodificable buscando diluirla en una cuestión más amplia como la derrota de Juntos por el Cambio en las esferas nacional y provincial.

Agrega París, además, que no comparte la metodología de hacer política, y está en todo su derecho de pensarlo, pero si es así, ¿cómo construye a diario el frente democrático que dice haber construido? ¿Por qué no enuncia públicamente cuáles son las cosas que no comparte? Durante su campaña electoral París denunció una campaña sucia sin exponer públicamente quién estaría detrás de ella y afirmó que tras las PASO haría las denuncias penales correspondientes. ¿Las realizó? Afirmó además que daría los nombres de quienes estaban detrás de dicho accionar, ¿quiénes son?

Si uno quiere construir democracia el paso inicial es actuar democráticamente, y para ello, nada mejor que aceptar las reglas de la democracia. Decía Ricardo Balbín que ‘El que gana gobierna, el que pierde acompaña’, y de eso se trata, pero no en términos personales, sino en términos colectivos. Si tanto se habló del equipo que acompañaba su candidatura, es éste en su conjunto quien debe ponerse al servicio del candidato de su sector que, en última instancia, será su propio candidato y por quiénes harán campaña, votarán y, eventualmente, compartirán gobierno… a menos que no quieran acompañar, pero hay que decirlo claramente y no dejar un manto de sospechas.

Decía un animador infantil hace un tiempo que el movimiento se demuestra andando, lo que yo juzgo un error, quizás producto de la efervescencia del resultado electoral, puede corregirse. Las cosas no pasan, las cosas suceden porque hacemos que pasen, es nuestra responsabilidad actuar responsablemente y asumir las consecuencias de nuestros actos.

Publicada en El Debate.
http://www.eldebate.com.ar/pasaron-cosas/