El 31 de agosto pasado venció el plazo para que los diputados provinciales presenten sus declaraciones juradas de bienes y las dos legisladoras locales, Patricia Moyano y Sandra Paris, cumplieron con lo reglado entregando la documentación. Matías Ranzini incumplió lo pautado, aunque por pocos días, y presentó su declaración jurada el primer día hábil de septiembre.

Cuando uno analiza los documentos presentados por cada legislador y, si los compara con los que presentaron un año atrás, es sorprendente, puesto que son muy dispares las realidades.

Patricia Moyano, diputada electa por Unidad Ciudadana y perteneciente al bloque PJ – Unidad y Renovación, uno de los tres bloques peronistas de la Cámara de Diputados provincial, declaró un patrimonio de $872.676, un 5,1% más que un año atrás, y llamativamente se compone tan solo de depósitos bancarios y dinero en efectivo puesto que las dos propiedades que tenía un año atrás y dos automóviles, ya no son parte de su patrimonio. Registra también una deuda por $ 255.179, lo cual torna más inverosímil la información declarada puesto que todo su capital es menor a lo que recibe como haber por su trabajo, que excede el millón y medio de pesos anuales. Es curioso el caso de una diputada que no declara cuánto gana, no tiene bienes muebles ni inmuebles a su nombre, no tiene propiedades y tiene deudas que exceden más del 25% de su capital, quizás pueda explicar mejor su patrimonio sin la presión de tener que rendir cuentas ante las autoridades de la Cámara de Diputados pero con la responsabilidad de hacerlo frente a los ciudadanos que representa.

Algo parecido ocurre con la otra diputada local, Sandra París, quien es, por mucho, la legisladora zarateña con mayor patrimonio. El mismo asciende en 2019 a $8.593.283, casi diez veces el de su colega peronista. En este caso París detalla de manera más completa sus bienes y sus ingresos, que declara provienen de su cargo legislativo, su profesión de docente universitario, el alquiler de una propiedad y una actividad comercial. Lo declarado en 2019 es un 144,8% mayor que lo declarado un año atrás, y se sostiene, fundamentalmente, en el crecimiento de la valuación fiscal de las propiedades que la diputada reconoce como propias, que crecieron un 860,2%. En principio hay dos singularidades en la declaración jurada de París, la primera de ella es que posee varias propiedades inmuebles en La Plata mientras que en Zárate tan solo posee un terreno, y la otra es que sus tenencias de dinero, en efectivo y plazo fijo, están en pesos, algo que comparte con Moyano.

Matías Ranzini, por su parte, no comparte estos criterios con las diputadas zarateñas, y su declaración se parece mucho más a la de su compañero de partido Julián Guelvenzú, puesto que posee al igual que el candidato a intendente gran parte de sus tenencias en moneda extranjera, parte en bonos y no posee propiedades en el Distrito. Sí, aunque resulte curioso, el legislador zarateño no tiene propiedades en Zárate y la única que declara se ubica en Bariloche, bastante lejos de la segunda sección electoral de la Provincia de Buenos Aires, por la que fue electo Diputado Provincial. Tampoco comparte cumplir con lo normado puesto que incumplió los plazos y entregó con demora su declaración jurada. Su patrimonio creció casi un 35% comparado con el año anterior, pero tiene la curiosidad que el terreno que dice poseer en Zárate y que como un año atrás sigue sin escriturar, se valorizó en un 29%, bastante por debajo de la revalorización que reconoció París en su declaración jurada.

La información que se presenta es escueta y sin comprobantes que justifiquen lo declarado, ni siquiera, en los casos de bienes tal como lo hizo Guelvenzú, pero expone realidades sumamente disímiles en funcionarios públicos con igual cargo e ingresos muy similares, tan disímiles como son sus procederes respecto al otorgamiento de becas y subsidios, una rémora de tiempos perimidos en los que los legisladores hacían y deshacían a su antojo con el dinero público, pero eso quedará para una próxima columna, hasta entonces los tres legisladores  pueden explicar a los ciudadanos más en profundidad lo que consta en sus declaraciones juradas.

Publicado en El Debate, Zárate.
http://www.eldebate.com.ar/tres-tristes-tigres-comen-trigo-en-un-trigal/