La ley 6031 de la Ciudad de Buenos Aires estipula la obligatoriedad de un debate entre los candidatos a gobernar la ciudad con el objetivo de informar a la ciudadanía sobre los diferentes proyectos que perseguirán en el caso de ser electos. Este año, además, por una Acordada del Tribunal Superior de Justicia, se estipuló cuando serían los debate en las diferente categorías, porque no solo debatieron los candidatos a Jefe de Gobierno sino que también lo hicieron los candidatos a Diputados de la Ciudad y los candidatos a presidir las Comunas, es decir, todas las categorías dependientes de la administración autonómica.

La ley 27337 de la República Argentina establece la obligatoriedad de dos debate presidenciales ‘con la finalidad de dar a conocer y debatir ante el electorado las plataformas electorales de los partidos, frentes o agrupaciones políticas’, el primero se realizó el pasado domingo 13 de octubre y el segundo se realizará el próximo domingo 20 del corriente.

Si bien en ninguno de los dos casos puede considerarse un debate propiamente dicho, aunque no es poco, sino que se trata de una presentación simultánea en torno a ejes temáticos previamente acordados, que da a la ciudadanía la posibilidad de contraponer propuestas y argumentos, y si los candidatos así lo dispusieran, la posibilidad de interrogarse entre ellos.

La Provincia de Buenos Aires no tiene una ley al respecto y los candidatos no tuvieron la voluntad de articular un debate entre ellos.

En Zárate y dado que la organización de las elecciones no es potestad del Municipio sino de la Provincia, no hay norma al respecto, lo cual es previsible, pero tampoco tienen las fuerzas políticas que compiten en el Distrito el interés de presentar propuestas a la ciudadanía y, mucho menos, contraponerlas entre sí. Un Debate no se podría obligar por una Ordenanza, pero bien podría el Concejo Deliberante, como órgano político, manifestar su voluntad de avanzar en ese sentido en pos de más y mejor democracia.

Qué diferente sería la historia si los políticos se dedicaran a hacer política, y eso implica por ejemplo, el debatir públicamente sus programas de gobierno.

Cuatro años atrás lo intentó el Director de El Debate. Promovido por Daniel Vogel, entre otros, se organizó un debate en el Centro de Comercio e Industrias. Participaron todos los candidatos menos el Intendente Cáffaro que, al igual que en esta oportunidad, se presentaba a la reelección. Como ocurrió en la Ciudad de Buenos Aires y en la Universidad del Litoral, no hubo debate entre los candidatos, pero al menos todos estuvieron en igualdad de condiciones para exponer sus propuestas, recibir consultas y formular observaciones.

En esta oportunidad no hubo siquiera posibilidad de debate. Quien intentó algo similar fue Luis Sellán desde su programa de radio entrevistando a los diferentes precandidatos, fueron casi todos. No aceptaron el convite, argumentando problemas de agenda, Osvaldo Cáffaro y Julián Guelvenzú.

Triste, y nada sorpresivo, es el desprecio de los dirigentes locales hacia la ciudadanía, en lugar de mirarla de frente y dar las explicaciones que sean necesarias prefieren darle la espalda y manejarse con movimiento estudiados de marketing y comunicación política. La comunidad zarateña los premia con su voto, ya que en las últimas PASO salieron primero y segundo en cantidad de votos recibidos.

No es esta la democracia que nos merecemos. No es esta la democracia que queremos.

Por eso desde esta página hacemos un llamado a los candidatos a Intendente de las distintas fuerzas políticas para que participen de un debate público en el cual expongan públicamente sus propuestas y respondan las consultas y cuestionamientos que, eventualmente, se le hagan.

Desde esta página proponemos hacer ‘El debate de El Debate’.

Queda una semana, si se quiere se puede.

¿Querrán?